¿Quién soy?

_MG_9443

 

Soy Helena Ortiz, experta en integración emocional.

La vida puede ser tan hermosa como tú quieras que sea, porque la felicidad es un estado de conciencia y no una meta.

Me apasiona el alma humana y sus emociones, investigar y cuestionarme qué es lo que me ha llevado hasta aquí  y el para qué de las cosas que ocurren en mi vida.

Di un cambio en mi estilo de vida y la manera de entender el mundo que me rodea, un giro de 180º.  Para decirte esto, he vivido el desmoronamiento de mis estructuras, vivencias traumáticas, dolorosas, miedos, victimismo, culpabilidad, sueños rotos y un largo sin fin de limitaciones. Pero siempre he ido más allá de los límites y los retos emocionales de esas vivencias. Así pasé el umbral hacia mi alma muchas veces y experimenté los milagros que convierten la adversidad en la mejor de las oportunidades. Aceptar lo que es, transmutarlo a través de una nueva percepción, un nuevo entendimiento. En definitiva, una nueva toma de conciencia.

Un día cerré los ojos y al abrirlos me di cuenta que todo lo que quería, y que desde niña había estado buscando, siempre había estado ahí. Miraba a las estrellas, buscaba entre libros pero en un lugar equivocado, buscaba fuera de mí. Darme cuenta que todo estaba dentro: mis talentos, mis dones y mi felicidad, esperando a ser activados, ser puestos a la luz, ser puestos al servicio, por amor a mí misma y a los demás. Ese fue un instante revelador. Comencé a mirar desde el corazón, el corazón que es incapaz de juzgar, y dejé que todo sucediera. Comencé a observar mi vida. Cuando comprendí que lo que veía era solo una proyección mía y que sólo dependía de mí cambiarla. En el vacío están todas las infinitas posibilidades. A partir de entonces mi vida fue una sucesión de sincronicidades y oportunidades. Y ahí comenzó el reto apasionante de construir mi vida con mi autentico guión, mi proyecto de vida en coherencia emocional.

Sin duda fue un instante revelador,  porque al poner la lupa sobre él, vi mi vida desde mi nacimiento en Melilla, una pequeña y preciosa ciudad española, hasta el instante presente. Agradezco a mis padres la movilidad geográfica que tuvieron al trasladarse a Alemania, porque ese bagaje y los matices de las diferentes culturas han hecho que me sienta ciudadana del mundo. Gracias Papá y Mamá por todo lo que me habéis dado, os amo y os honro.

realizacion (FILEminimizer)

 

 

 

 

A los 15 años les sorprendí pidiéndoles que me firmaran la autorización para formarme en Meditación Transcendental de Maharishi Mahesh Yogi. A partir de ahí comenzó mi desarrollo personal a todos los niveles, físico, mental, emocional, de alma y de consciencia. Me inicié en la Sanación Energética (Reiki Usui Tibetano, Sanación Zen, Shamballa) Ho’oponopono, técnica de sanación Hawaiana, Metafísica y Alquimia Emocional. También comencé el estudio de Un Curso de Milagros, y esto fue clave para esta etapa de mi vida y continúa siéndolo.

De esta forma llegó un momento crucial de mi vida. Y como suele ocurrir en estos casos, todo se va dando de tal forma que,  o das el paso o la vida te empuja para que lo des. Pero sí o sí me tocó salir de la zona de confort y exponerme al mundo, di un salto de fe, un salto cuántico, y puse el verdadero deseo de mi corazón en acción. Confiar que todo lo que ocurre es para mi mayor bien y que tengo que dejarme fluir aunque lo que pensaba es agarrarme al viejo modelo de conducta, pero el vacío tira de mí. Me viene a la mente algo que escuché una vez y recuerdo muy a menudo, dicen que  “si te resistes a ser absorbida por un huracán, este te destroza, sin compasión pero que si te dejas llevar sin resistencia, aceptando y aflojándote, te lleva justo a su centro, donde todo es quietud, donde solo hay silencio y paz”. Cuando me permití  llegar al vacío, descubrí  el campo de las infinitas posibilidades.

Y así ocurrió,  yo por aquel entonces trabajaba como directora en una empresa en Palma de Mallorca e Ibiza, Baleares, y  en el siguiente fotograma estaba estudiando Bioneuroemoción en el Instituto Español de Bioneroemoción, en Barcelona, con Enric Corbera. Después de esta primera formación profundicé con Programación Neuro Lingüística (PNL), Hipnosis Ericksoniana, Transgeneracional, Desarrollo Personal y Mindfulness, Coaching de Familia y Educativo e Integración del Perdón No-Dual.

Descubrí mi pasión y las herramientas para profundizar más en mi propio desarrollo personal y ocupación profesional a partir de ahí. Ayudando a toda persona que me elija como acompañante a encontrar esas creencias limitantes y bloqueos que están condicionando su vida de alguna manera.

Ahora entiendo que la vida,  observándola, es una sucesión de fotogramas entrelazados entre sí en un orden perfecto y del que no somos conscientes hasta que cambiamos de perspectiva.

Un Curso de Milagros afirma de forma contundente: “Solo el Amor es real” y toda sanación pasa por un acto de amor y perdón a uno mismo y a los demás ya que todos somos uno y cuando te  perdonas te das cuenta que no había nada que perdonar. Y como dice el curso, hay que ser un sanador sanado, para poder acompañar.

“Solo el Amor es real” Por eso te digo, que lo hermosa que pueda llegar a ser tu vida, depende de tu percepción y de cómo decidas vivirla. Todo aquello que te propongas lo puedes conseguir. Lo viejo debe liberarse para que lo nuevo pueda entrar.

Realizar el cambio no es fácil al principio, pero no es imposible y más devastador es permanecer en la sombra viendo la luz y la vida de lejos añorándola constantemente.

Permite que tu vida te vida plenamente, no importa lo que las apariencias externas indiquen, todo depende de ti.

quien_soy_small3

Si no estás viviendo la vida que tú quieres, la vida para la que has venido y con tu auténtico guión, yo te invito a cuestionarte tus creencias y tu historia que te está condicionando en el presente. Permítete ser quién realmente eres, tomar conciencia de tus creencias y memorias. Eso te va a permitir hacer los cambios necesarios en tu vida. Un nuevo paradigma para vivir de forma coherente te está esperando.

Yo he creado la vida que tengo y la vivo agradeciendo por todos los milagros que recibo cada día.

Amo lo que hago y me entrego a la experiencia de acompañar desde el alma, ayudar y compartir lo que sé y lo que soy.

Si te  pregunto cuál es la finalidad en tu vida ¿qué me dirías?  La mía, ser feliz, disfrutar y  estar en paz.
Te acompaño desde mis valores profesionales y personales, guiándote desde corazón y el alma que no emiten juicios, de forma cálida y amable, con honestidad, entrega y respeto.

Estaré encantada de acompañarte porque este momento ha sido creado para vivirlo con absoluta felicidad, alegría, disfrute y paz. La vida es un regalo inmenso.

Yo la celebro y vivo mi pasión. 

Con amor y en amor siempre, Helena.

 

¿Quieres cambiar tu vida?