UNA MIRADA INTERIOR EN MOVIMIENTO

6 octubre, 2019
Helena Ortiz
¿Alguna vez has tratado de hacer que tu mente se aquiete? 

Si no lo has hecho, toma un momento e inténtalo ahora.

Solo toma un momento y verás cómo los pensamientos comienzan a aparecer insistentemente. Quizás con mucha más fuerza  que antes de intentarlo! Forzar a la mente a aquietarse no es la respuesta. Por el contrario eso estresa al sistema nervioso y es la razón por la que la gente deja de meditar después de pocos días.

Los pensamientos no son el problema,  es nuestra identificación con los pensamientos.

Como muchos ya sabéis, me inicié en Meditación Trascendental a los 15 años. Desde entonces hasta hoy he recorrido un largo camino conociendo y experimentando diferentes metodologías para meditar, teniendo todas en común establecer una conexión con nuestro interior y una observación consciente. Atención plena en el presente.

Unas de mis favoritas son la Meditación Dinámica y la Meditación Kundalini de Osho que combinan la meditación estática y activa en movimiento.

Diferencia entre Meditación Activa y Estática

Meditación Activa desarrollada por el místico Osho (1931-1990). Después otros autores han ido creando diferentes Meditaciones Activas a partir de técnicas milenarias tradicionales. Hay un abanico de distintas posibilidades para que todo el mundo pueda elegir las que más les gusten.

Danzar, respirar, entonar sonidos, girar, mirar, escuchar, celebrar, expresar emociones son “acciones” transformadoras que construyen la posibilidad de entrar en esa fuente inagotable, en esa experiencia que todos deseamos: “La Paz Interior”.

Meditación Estática, (Vipassana, Zazen, etc.,) aunque igualmente válidas, resultan a menudo difíciles para la mente de los occidentales, pues ponen el énfasis en tratar de controlar y relajar la mente.

Las Meditaciones Activas son técnicas simples y directas, Osho quitó la seriedad y la rigidez de la meditación clásica basada en la concentración. Según él, la meditación no es concentrarse, pues eso supone un esfuerzo y mientras uno está concentrándose resulta difícil relajarse.

Algunos de los múltiples beneficios de realizar estas prácticas de meditación:

Ayuda a relajar la mente y el cuerpo.

Mejora la concentración y la creatividad.

Reduce el estrés y la ansiedad.

Libera endorfinas.

Aporta bienestar interior y nos conectan con el presente.

Es importante decir que para que puedas tener estos beneficios, debes realizar la práctica con disciplina, creando el hábito diario, y si no puedes a diario, al menos dos veces a la semana.

MEDITACIÓN DINÁMICA

Esta meditación es una forma intensa, rápida y penetrante de romper con viejos hábitos arraigados en el cuerpo-mente. Nos libera de sentirnos aprisionado en el pasado y de experimentar la libertad, la contemplación, el silencio y la paz que se encuentran en la memoria celular.  Te mantienes atento, alerta, consciente. Te conviertes en observador.

Esta es una meditación para hacer temprano en la mañana.

«la totalidad de la naturaleza se vuelve vital, la noche se ha ido, el sol aparece y todo se vuelve consciente y alerta«. Osho

“La catarsis es necesaria porque tu corazón ha sido muy reprimido, debido a tu cerebro. El cerebro ha tomado mucho de tu ser por lo cual te domina. No hay espacio para el corazón, los anhelos del corazón son reprimidos. Tú nunca te has reído desde el corazón, nunca has vivido desde el corazón, no has hecho nada desde el corazón. El cerebro siempre viene a sistematizar, a hacer las cosas matemáticamente, el corazón es reprimido. Así, primero un método caótico es necesario para empujar el centro de conciencia del cerebro al corazón.

La catarsis es necesaria para descargar el corazón, para sacar afuera las supresiones, para abrir el corazón. Si el corazón se vuelve liviano y sin cargas, el centro de conciencia es empujado más abajo; llega al ombligo. El ombligo es la fuente de la vitalidad, la fuente de la semilla de la cual todas las cosas vienen: el cuerpo, la mente y todo”. Osho

DESCRIPCIÓN DE LA TÉCNICA

La meditación dura una hora y tiene cinco etapas. Mantén los ojos cerrados todo el tiempo, utilizando una venda en los ojos si es necesario. La puedes hacer solo, pero será más poderosa si se hace en grupo. Es una experiencia individual por eso debes olvidar a los que tienes a tu alrededor y mantener tus ojos cerrados todo el tiempo, preferiblemente usando una venda en los ojos.

Fase 1: 10 minutos 

Respira de manera caótica por la nariz, haciendo énfasis siempre en la exhalación. El cuerpo se cuidará de la inhalación. La respiración debe ser profunda, alcanzando los pulmones. Respira tan rápido como puedas y asegúrate de que la respiración continúa siendo profunda, con la rapidez y fortaleza que te puedas permitir, y luego un poco más fuerte, hasta que te conviertas literalmente en la mismísima respiración. Utiliza los movimientos naturales del cuerpo para generar tu energía. Siente cómo se genera pero no dejes que se manifieste durante la primera fase.

Fase 2: 10 minutos

Permítete explotar! Expresa todo lo que necesites sacar. Vuélvete completamente loco. Grita, chilla, llora, salta, sacúdete, baila, canta, ríe, tírate al suelo. No retengas nada. Mantén todo tu cuerpo en movimiento. Un poco de actuación te ayudará algunas veces a comenzar. No permitas nunca que tu mente interfiera con lo que está sucediendo. Se total, emplea todo tu corazón.

“Recuerda que cuando enloqueces conscientemente, te mantienes observando, como testigo”.

Fase 3: 10 minutos

Mantén los brazos en alto todo el tiempo. Salta arriba y abajo gritando: “Ju!, Ju!, Ju!,” tan profundamente como puedas. Cada vez que caigas, hazlo sobre los pies planos a fin de que el sonido repercuta profundamente en el centro del sexo. Saca todo lo que tienes, quédate completamente exhausto.

Fase 4: 15 minutos

Quédate congelado en la posición que estés. No acomodes el cuerpo a ninguna posición. El más mínimo movimiento va a disipar el flujo de energía y se perderán los esfuerzos que has hecho hasta ahora. Permanece como un testigo de todo lo que te está sucediendo dentro.

Fase 5: 15 minutos

Celebra a través de la danza expresando tu gratitud hacia la totalidad. Lleva contigo esta experiencia a lo largo del día.

Nota: Si no puedes hacer ruido en el lugar donde meditas, en vez de emitir sonidos, permite que la catarsis de la segunda etapa se produzca completamente a través de movimientos corporales. En la tercera etapa, el sonido «Ju» puede repercutir interiormente en silencio, y la  quinta etapa se puede convertir en una danza de expresión.

MEDITACIÓN KUNDALINI

“Si la gente bailara un poco más, cantara un poco más y fuera un poco más loca, muchos de sus problemas desaparecerían” – OSHO

Las meditaciones activas de OSHO han sido diseñadas teniendo en cuenta el estado y las circunstancias del hombre actual, mayoritariamente sedentario, en las que estamos saturados de estímulos y de actividad mental, en las que estamos llenos de conflictos internos fruto de nuestras represiones que nos impiden mantener una coherencia entre nuestros actos y nuestro sentimiento, entre nuestra cabeza y nuestro corazón.

Vamos así construyendo y solidificando una roca en nuestro interior que se va manifestando en todos los aspectos de nuestra vida, física, mental y emocionalmente.

Es una meditación para hacer al ponerse el sol o en la noche.

Disolviendo la Roca a través de la Meditación Kundalini

DESCRIPCIÓN DE LA TÉCNICA

Consta de 4 etapas de 15 minutos de duración cada una de ellas, y tienen  un soporte musical creado por OSHO para llevar a dejar de pensar y abrirnos a sentir.

 Fase 1. Vibración: Afloja tu cuerpo y permite que todo él se sacuda, sintiendo cómo sube la energía hacia arriba desde tus pies. Abandónalo todo y conviértete en vibración. Puedes mantener los ojos abiertos o cerrados.         

Los pies no se despegan en ningún momento del suelo. Sigue el ritmo rápido de la música y se vigoroso en la sacudida. Observa cómo la onda de la sacudida progresa a través de tu cuerpo, permítela pero no la fuerces. Variando la intensidad y la frecuencia de la vibración puedes ayudar a llevar la sacudida a determinadas zonas de tu cuerpo que estén especialmente tensas para ayudar a soltarlas. Conviértete en vibración y olvídate de todo.

Fase 2. Danza: Danza como lo sientas y deja que tu cuerpo se mueva como le apetezca.

Fase 3. Observar: Escucha la música de fondo. Permanece inmóvil con los ojos cerrados, sentado o de pie, observa, se un testigo de todo lo que sucede dentro y fuera de ti.

Fase 4. Silencio: Ahora no hay música. Se testigo en silencio. Estírate en el suelo boca arriba y permanece inmóvil con los ojos cerrados. Estar tumbado facilita todavía más el ascenso de la energía hasta impactar en la llamada “décima puerta”. 

Esta meditación es un sendero para elevar las energías desde el primer hasta el séptimo chacra en la coronilla.

El propósito de Osho es  “darle un baile a la energía Kundalini” que está dentro de cada uno de nosotros.

Así la sacudida despierta cualquier energía que permanezca reprimida o latente, donde quiera que esté atascada o bloqueada, y que empiece a fluir desde ahí. Una vez activada la energía es el momento de danzar totalmente involucrados, sintiendo que estamos despiertos y todo el cuerpo está disponible.

Facilitadora:

Helena Ortiz Bernal

Con más de 25 años de experiencia en Integración Emocional 

Especialista Universitario en Desarrollo Personal y Mindfulness

El Presente es el único momento real que existe para amar, disfrutar y crear

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *