VISIÓN EMOCIONAL DEL CÁNCER DE MAMA

24 octubre, 2018
Helena Ortiz

 

 

 

VISIÓN EMOCIONAL DEL CÁNCER DE MAMA

 

Sabemos bien que los senos son el símbolo que representa la feminidad y la maternidad.

Pero a nivel emocional también representa la responsabilidad en la familia. La función materna está basada en alimentar, proteger y educar al niño en el nido real (casa, pareja, hijos, familia) o simbólico (trabajo, proyecto). Por consiguiente, la mayor parte de las enfermedades de los senos están dominadas por un sentimiento de preocupación general en el nido, en la que intervienen todos los habitantes del nido, en particular, el hijo o el marido, real o simbólico.

Hay mucho sobre lo que podría escribir sobre el conflicto emocional si el cáncer se encuentra en la mama derecha o izquierda, si la mujer es diestra o zurda, etc…

Pero deseo centrarme en el sentir profundo de la mujer que vive la experiencia de tener cáncer de mama. Y te hablo desde la experiencia personal a través de mi madre y profesional de mis clientas/amigas.

Te decía que la mayor parte de las enfermedades de los senos están dominadas por un sentimiento de “preocupación” general en el nido (casa real o simbólica trabajo/proyecto)

La mujer vive volcada en el bienestar de la familia, a veces su manera de “amamantar”, “proteger”, “cuidar” la lleva a dejarse en último lugar, y lo hace por amor a sus hijos, pareja, familia etc… pero esto a la larga pasa factura y crea un sentimiento profundo de resentimiento. Que puede crear un sentir de “miedo a no ser suficiente”, “miedo porque me siento desprotegida”, “miedo si ya no soy femenina o atractiva”, “miedo a ser abandonada”, “miedo a morir”, “miedo a no poder proteger a mi hijo” y esto varía tanto como el sentir de cada mujer.

Si tu manera de “amamantar” te ocasiona conflictos emocionales, es necesario auto-indagarte y mirar tu patrón de conducta, en lugar de seguir repitiéndolo.

Acepta lo que ahora estás viviendo y tienes la posibilidad de elegir cambiar lo que no te hace feliz. Aunque tu sentido del deber y auto-exigencia es grande, no eres responsable de todos ni de todo. Cada uno debe asumir su propia responsabilidad, empezando por ti.

A partir de ahora, ayuda en medida de tus posibilidades y apetencias, no excedas tus límites, aprende a decir NO.

Verás que bien se siente

 

 
CÁNCER DE MAMA DESDE EL PERDÓN HACIA TI Y TU MUNDO

 

A menudo escucho en consulta la frase “ya he perdonado a mi madre/padre/pareja/etc…, pero no olvido” Cómo voy a olvidar? Hacer eso es como si lo que me han hecho no hubiera existido.
También me dicen, perdonarme a mí misma? Pero si yo no he hecho nada? Más bien serían los demás los que me tendrían que pedir perdón.

Y claro, si el perdón se asocia a algún tipo de sacrificio, penitencia o expiación dolorosa es comprensible la resistencia a perdonar, sin contar que tenemos muchas creencias aprendidas desde la infancia sobre el perdón y eso es un patrón bien arraigado en nuestro sistema de pensamientos. (Formado por creencias familiares, culturales, etc…)

Lo que más necesitas si vives la experiencia de un cáncer de mama, es paz mental ante la vorágine de pensamientos de miedo e incertidumbre que se activan.
El sufrimiento siempre nos indica que hay un conflicto en la mente.
Conseguir en estos momentos bajar el volumen frenético de pensamientos y emociones encontradas es vital para tu bienestar emocional. Y aquí el Perdón es un puente hacia la paz interior.

El Perdón representa una liberación, un cambio en la forma de pensar y de interpretar una situación. El Perdón es la sanación de la mente. El Perdón es la comprensión profunda de un conflicto, es un acto de completa dádiva o generosidad.

Puedes poner tu vida ante ti, y perdonarte por cada experiencia vivida en la que no te has tratado con amor y respeto. Por cada vez que te pusiste en último lugar, por cada vez que no supiste hacerlo mejor y te juzgaste duramente, puedes perdonar todo lo que te cause dolor incluido el cáncer de mama para liberarte del sufrimiento mental y abrirte a la experiencia-aprendizaje de tu vida ahora.
El Perdón es un puente que te lleva a la liberación en todos los aspectos.

Te propongo un ejercicio: escríbete una carta con todo lo que necesitas perdonarte, luego escribe cómo deseas cuidarte y lo mucho que deseas amarte y valorarte. Pon fecha y firma a esa carta. Pinta, colorea y pega imágenes que te gusten y te inspiren al amor.

 

 

 

CÁNCER DE MAMA VS MUJER INFINITA

 

He dedicado esta semana al cáncer de mama desde la educación consciente y el desarrollo personal.

Vivir en lo nuevo cuando no lo has elegido  conscientemente es duro, sin duda alguna. Pero el amor y comprensión a la experiencia-aprendizaje te abre un nuevo paradigma de infinitas posibilidades.

Es muy fácil ponerte etiquetas, definirte o justificarte por lo que sientes, lo que piensas o lo que experimentas, pero tú no eres ni tus emociones ni tus pensamientos ni tus experiencias.

ERES MUJER INFINITA, ERES INMENSA, ERES LA HEROÍNA DE TU VIDA!

Tu peor enemigo es ese patrón no atendido, esas creencias, reacciones, ideas encapsuladas que ni se ven pero que están bloqueando tu proceso evolutivo.

Tienes mucho que darte y compartir, mucho que aportar a las demás mujeres.

Puedes aprender a valórate, si hasta hoy no lo has hecho, puedes aprender a nutrirte, a dedicarte  tiempo y mucho amor-propio. Todo se aprende a través del autoconocimiento y la autoindagación.

Para ello, te comparto 3 ejercicios de coaching para tu cuidado propio:

Te sugiero que te compres una libreta bonita y en ella hagas tu trabajo de autoconocimiento y autoindagación.

 

Ejercicio 1– Escribe 10 cosas que sueñas hacer y al lado de cada una escribe 5 acciones que puedes hacer y que dependen exclusivamente de ti, y que al hacerlas te acercan a tu meta.

 

Ejercicio 2- En tu agenda reserva cada día un espacio de tiempo exclusivamente para ti, y ese tiempo no es negociable. En ese tiempo a solas, medita, pasea, lee, canta, dibuja, baila, salta, ríe, amate…                                                                                                                                Luego escribe cómo te sientes, cuál es la emoción predominante.

 

Ejercicio 3- Cada día escribe en tu libreta 10 cosas por las que estas agradecida.

 

Tú puedes ser feliz por elección.

Va por ti, Va por ellas

 

Con amor, Helena Ortiz

 

Life Coach y Acompañante en Bioneuroemoción

Especializada en ayudar a mujeres a sanar desórdenes amorosos, empoderarse y reinventar su vida

 

 

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *